Incolmotos Yamaha > Noticias > General > Los sillines Thermoliner® son mayor confort para tu motocicleta

Los sillines Thermoliner® son mayor confort para tu motocicleta

17 diciembre, 2019

¿Dejaste tu motocicleta parqueada al sol? No te preocupes, el sillín Thermoliner® de tu Yamaha tienen mayor resistencia térmica.

Las motocicletas son uno de los principales vehículos utilizados para la movilidad urbana y rural en Colombia. Por su diseño, las motos que ruedan en países tropicales como el nuestro, pueden estar expuestas al sol hasta a 10 horas continuas, en condiciones de temperatura de hasta 42°C.

Bajo ese estado térmico y teniendo en cuenta que el material vinílico con el que se forran los asientos tiene la capacidad de absorber la radiación infrarroja y emitirla en forma de calor, el sillín puede llegar a marcar valores cercanos a los 90°C. Esto, además de generar sensaciones de bajo confort en el asiento, representa un riesgo a la salud de los moteros a mediano y largo plazo.

Por esto, los sillines Thermoliner® se vuelven una buena alternativa para tu motocicleta, pues se calientan en menor proporción que con una tela vinílica convencional. Esta novedosa tecnología está hecha con un polímero inteligente que produce reducción de temperaturas en superficies, con una disminución de hasta el 30% de la temperatura directa por calor, mejorando así la experiencia de conducción.

¿Funciona?

Expusimos dos YCZ110 al sol, una de ellas con sillín en tela Thermoliner® y la otra con tela vinílica convencional.

Con instrumentación especializada, se midió la temperatura desde el minuto cero, antes de la exposición y cada minuto, por 20 minutos, tras exponerlas al sol.  

Los datos arrojados por la cámara termografía muestran una diferencia significativa entre los sillines; la tela tipo Thermoliner® alcanzó una temperatura máxima de 54.8 °C, y la tela vinílica de 68.1°C.

Esta diferencia 13.3 °C demuestra así que el material tipo Thermoliner® tuvo mayor resistencia térmica en las motocicletas ensayadas.

* La compañía Rodarangos fue la encargada del desarrollo de la prueba, para lograr una verificación correcta e imparcial de la misma.